Título Noticias

Un aliado de su vehículo

Los discos de freno y las pastillas son elementos muy importantes en la seguridad de un vehículo. Por ello, su mantenimiento es fundamental para la tranquilidad y confort de todos los ocupantes del automóvil.
Entre un vehículo y otro hay diferentes diseños de pastillas de frenos, como en todo tipo de repuestos. Pero para una misma aplicación hay muchas opciones en el mercado. La referencia más común es el precio: una pastilla muy económica no brinda la misma efectividad que una de mayor precio. Este parámetro nos indica que un repuesto de precio promedio o alto, ha pasado por procesos más exhaustivos de control de calidad, que los materiales empleados son los idóneos; en síntesis, son tecnológicamente superiores y más seguros.
 
¿Cuándo hacer el cambio de las pastillas?
 
Una referencia es el nivel de líquido de frenos. Este baja paulatinamente a medida que las pastillas se desgastan. Algunos vehículos están equipados con sensores eléctricos en las pastillas para alertar su desgaste máximo. Pero siempre será más confiable la inspección ocular, sobre todo en vehículos con mucho kilometraje: si al revisar el espesor de las pastillas este no es mayor a 3 mm, es el momento de reemplazarlas. Por lo general los vehículos modernos tienen sensores, ya sea en el depósito de líquido o sensores eléctricos que trabajan directamente en la pastilla, lo que hace que el computador del auto envíe una señal al tablero indicando que hay desgaste de material.
 
Se debe tener en cuenta que habrá un mayor nivel de desgaste en el sistema de frenado si utilizamos el coche más tiempo por ciudad que por carretera. Y como término medio, se deberá estar pendiente a partir de los 20.000 kms recorridos. Por otra parte, mencionar que, por regla general, las pastillas delanteras se desgastarán dos veces más que las traseras, ya sean discos o tambores.
 
Una gran parte de los vehículos modernos cuentan con un testigo de desgaste que avisa en el cuadro de instrumentos con una luz de freno cuando las pastillas están llegando al final de su vida útil, con un cierto margen para cambiarlas.
 
¿Qué pasa si las pastillas de freno no son cambiadas a tiempo?
 
Como en todo orden de cosas, es siempre recomendable prevenir, ya que las consecuencias que podría acarrear una mantención fuera de plazo pueden ir desde el deterioro de otras piezas del sistema de frenos –discos, calipers, pistones, rodamientos, etc.- hasta daños a la integridad física de los ocupantes del vehículo y/o terceros.
 
Una de las consecuencias más comunes es el deterioro de los discos de frenos,  ya que al no cambiar las pastillas a tiempo llega a trabajar “fierro con fierro” lo que provoca un deterioro mayor en los discos.